Mi experiencia en el Barco por la Igualdad de Género 2019

Mi experiencia en el Barco por la Igualdad de Género 2019

Mi nombre es Elba López, soy ama de casa, esposa, mamá, y también tengo la dicha de ser buza comunitaria, actividad que ha cambiado mi vida y la de mi familia.

En el año 2012 me capacité en técnicas de buceo en aguas abiertas y un año después me certifiqué con Reef Check para realizar monitoreos en las dos reservas protegidas y en otras áreas de pesca. Fue un proceso de aprendizaje un poco complicado, pues tenia muchas ganas de sobresalir, de demostrar a las personas de mi comunidad que las mujeres también podemos ser partícipes del buceo científico. Hoy, las buzas de isla Natividad somos inspiración para otras mujeres, eso nos enorgullece y nos da más energía y ganas de seguir colaborando en el cuidado de nuestro entorno marino.

Cuando ven las fotos en mis redes sociales, las personas se asombran de los espectaculares paisajes del inmenso bosque de sargazo, y de toda la flora y fauna marina… y más aún de que las mujeres estamos capacitadas para realizar ese trabajo que antes solo los hombres de mi comunidad realizaban.

En Abril 2019 participé en la convocatoria “Sororidad en el mar: Mujeres apoyando a mujeres”. Sororidad se refiere a la hermandad entre mujeres, por ello propuse un proyecto para motivar a mis compañeras a realizar más inmersiones no solo en proyectos de monitoreo, sino también, al bucear, tomar fotografías espectaculares de nuestro entorno marino y mostrarlas a nuestra comunidad y mas personas; por ello, junto a mi iniciativa de motivar a mis compañeras a realizar estos buceos, también abrí la pagina de Facebook Sirenas De Natividad ¡Ya tenemos 1123 seguidores! y muchos de ellos son mujeres; mujeres que miran nuestras fotos, que se asombran de ellas y nos comentan “Gracias por poner en alto el género femenino”.

Con muchos nervios, el 19 de junio del año anterior me confirmaron que fui seleccionada para ocupar un lugar en el barco Quino El Guardián. No podía creer esta gran oportunidad: compartir con más mujeres de México y de otras partes del mundo, viajar 8 días por el Golfo de California, experimentar otros sitios de buceo con diferentes entornos marinos -ya que estoy acostumbrada al bosque de Kelp, sus aguas frías y sus corrientes fuertes- y compartirlo con mi compañera Esmeralda Albañez, aún mas emocionante.

“No hay plazo que no se venza, ni fecha que no se cumpla”

Llegamos al estado de Sonora con muchos nervios y un espíritu de aventura que todo buzo debe tener. A bordo nos recibieron con una gran sonrisa y poco a poco fueron llegando las demás mujeres que nos acompañarían en este viaje. Debo de mencionar que no hablo inglés, y ellas hablan muy poco español, pero eso no nos impidió una cálida presentación acompañada de mucho entusiasmo por emprender esta aventura. Ese día tuvimos una cena muy agradable.

Mientras zarpábamos nos despedimos de nuestros familiares con una llamada telefónica; mis hijos y esposo muy nerviosos y emocionados a la vez… Al día siguiente me esperaba mi primer buceo en la isla Ángel de la Guarda, sería un día de aventura en un lugar paradisiaco, con sus aguas cristalinas y un atardecer de colores asombrosos.

Eran las 6 de la mañana, me dirigí al comedor, tomé una taza de café y me senté al lado de una señora. Me sonrió, la sentí un poco tímida -quizá estaba, como yo, muy nerviosa-; se nos unieron mas compañeras, todas muy amables tratando de hablar español, y yo muy entusiasta con un good morning que la verdad, apenas y se entendía, pero eso no me detuvo para saber un poco de ellas, conocer sobre sus aventuras y entablar una linda amistad, ya que compartiríamos varios días a bordo del Barco por la Igualdad de Género.  Así fue como comenzó nuestro primer día.

Los tanques listos, mi neopreno esta vez un poco mas delgado y menos plomo, iniciamos nuestra primera inmersión. El agua estaba un poco revuelta, con esa temperatura tan cálida y un poco mas salada de lo que yo conocía (no teníamos buena visibilidad pero eso no nos limitó a disfrutar ese primer y tan esperado buceo). En el segundo buceo la visibilidad era asombrosa y ese fondo lleno de peces con colores tan vibrantes erizaron mi piel y elevaron al máximo mis emociones ¡Quería quedarme ahí por horas!

Conforme avanzaba, los buceos iban mejorando; cada caída superaba a la anterior. Estuvimos en 18 sitios de buceo y cada sitio se caracterizaba por su inigualable ecosistema, también realizamos 2 buceos nocturnos… es difícil describir la sensación de estar en las profundidades del mar con apenas una linterna y un sinfín de especies a tu alrededor. Apagamos las luces por un instante y apreciamos la luminosidad que nos rodeaba en el inmenso mar.

Ya en superficie la convivencia día a día se fue fortaleciendo, tuvimos la suerte de subirnos al barco Rocío Del Mar, donde conocimos a estas asombrosas mujeres miembros de Woman Divers Hall of Fame e intercambiamos nuestras experiencias de vida en el buceo. Se inspiraron con nuestra historia y nosotras con las de ellas.

Podría escribir mil hojas más, pues este viaje cambió mi vida por completo; me llenó de energía para seguir descubriendo las maravillas que el mar nos ofrece y eso quiero plasmar en Sirenas de Natividad: que más mujeres se unan, se enfrenten al cambio, rompamos estereotipos y brindemos un buen ejemplo a nuestras futuras generaciones.

Quiero agradecer a todas esas personas que hicieron posible esta experiencia: por sus atenciones y apoyo, fomento a la participación igualitaria, y por ayudarnos a contribuir en la ciencia ciudadana.

Comunidad y Biodiversidad (COBI)

Igualdad de genero en el mar

Dora Sandoval y su tripulación de Quino el Guardián

SCPP Buzos y Pescadores de la Baja California

Georgina, mexicana al igual que nosotras, que nos apoyó muchísimo para comunicarnos con las demás buzas.


Sigue a #SirenasdeNatividad en su página de Facebook y disfruta de las increíbles fotografías tomadas por estas #HijasdelMar.